Acceder
$ARS

En 1913, el entonces Football Club Estudiantes recibió la donación de una bandera que podría servir de estandarte. Aquella enseña estaba confeccionada en bastones blancos y negros, esos que fueron adoptados como emblema del incipiente gigante de Olavarría. Cuentan que, poco después de recibir la insignia albinegra, cuando aquella flameó por primera vez en apoyo del equipo estudiantil, alguien marcó el destino del conjunto al apodarlo “bataraz”, en alusión al plumaje combinado en los valores de la bandera que distingue a un tipo de gallo que encontramos en estas tierras. Así, por lo tanto, Estudiantes comenzó a ser reconocido como “el gallito bataraz”, “el gallo”, “El Bata”, o simplemente “Bata”. Consolidada en el tiempo, la institución forjó su insignia oficial, un escudo a bandas verticales, con un centro dominado por un rombo que contenía -entrelazadas- las letras C, A y E, sigla de Club Atlético Estudiantes, plasmando así el acrónimo CAE, del cual hemos hecho una manera más de identificarnos, tan valiosa como el propio nombre. Con los años, el escudo fue levemente modificado, se modernizaron sus líneas, su contorno se hizo más suave, y el centro pasó del rombo a un círculo perfecto, que amplió el protagonismo gráfico del “CAE”, pero por nada hizo mella en la poderosa esencia bataraz.
En lo que respecta a la práctica deportiva, el club cuenta con el personal, las herramientas y las instalaciones aptos para contener el desarrollo regular de disciplinas como Automovilismo, Básquetbol, Fútbol, Golf, Handball, Hipismo, Hockey sobre césped, Patín Artístico, Pelota a Paleta, Canotaje, Rugby, Sóftbol, Tenis y Vóley. Tal vez el nombre de Estudiantes haya obtenido su lugar en el reconocimiento popular merced al éxito nacional e internacional de su básquetbol, sin embargo, gran cantidad de equipos y atletas de la institución han alcanzado actuaciones sobresalientes dentro y fuera del país en sus respectivas especialidades.
Asimismo, la institución promueve un completo programa de actividades de índole social, tanto recreativa como educativa –entre los que sobresalen el Club de Niños, la propuesta estival permanente del CAE-, además de oficiar como soporte de los más prestigiosos acontecimientos artísticos organizados por terceros. En consecuencia, el

Parque Guerrero es escenario frecuente de encuentros, conferencias y clínicas -como las que supieron ofrecer figuras de la talla de Juan Martín Hernández, Ayelén Stepnik, Luciana Aymar y Sergio Santos Hernández-, al tiempo que dispone de la infraestructura esencial para el desarrollo de multitudinarias ferias y convenciones de toda índole. Sus dependencias reúnen, también, las condiciones apropiadas para sostener espectáculos culturales y deportivos de élite, desde recitales de músicos internacionales hasta la emisión en directo de programas televisivos de primera línea y distribución nacional o el privilegio inigualable de ver, en más de una oportunidad, a los seleccionados nacionales de básquetbol y vóleibol disputar juegos frente a rivales foráneos de gran jerarquía, todo en el marco del imponente Maxigimnasio bataraz.

Más de cien años de historia hablan de un club con trascendencia nacional e internacional, imponente por logros e infraestructura, con una visión de futuro que enorgullece, y una impronta que sorprende a propios y extraños. Es por ello que sea cual fuere el deporte que le sume otro trofeo a la vitrina, todo Estudiantes sentirá la misma honra y satisfacción. Somos apasionados, conformamos una gran familia, nos unen los colores y logramos la sinergia que alimenta a este gigante; por eso aseguramos que somos mucho más que títulos… somos El Pueblo Bataraz diciéndole al mundo que aquí estamos y nos haremos oír.

www.caeolavarria.com

Añadir comentario

Tu correo esta seguro con nosotros

Compartir vía:


Claim listing: Club Estudiantes de Olavarría

Reset Your Password